jueves, 28 de febrero de 2008

Impotencia




Insulto mis letras, las desarmo, las revuelco en una esquina fermentada de olvidos y, en esa calle de nadie, salivo usurpadas palabras, mientras lamo las llagas de un poema muerto.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

¿conoce la tranformada del poder
de la resurreción de los poemas?

suena como a chasquido de dedos

cómo música creo yo

se siente como instantáneo

suena como de show... tarannn


en el acto que antecede a la tranformada se escuchan redobles de tambores

es una cosa muy de sonido, como puede ver


Rolando.

Pilar dijo...

No, no la conozco. No he oído su chasquido, tampoco la música y ese redoble de tambores, Rolando.
Hay poemas que jamás resucitan, han quedado en surcos áridos.
Hay versos que agonizan eternamente, no logran levantarse como Lázaro.
Hay palabras y acentos que si lo han hecho. Ambos alzan el vuelo y se ocultan esperando el momento preciso para renacer hechos poesía.


Un abrazo renacido

Anónimo dijo...

si agonizan algunos versos
entonces no les es aplicable la tranformada del poder de la resurrección de los versos muertos,
porque sólo agonizan en zurcos áridos, entonces necesitan de la transformada del regado para que dejen de agonizar...



¿sabía usted de la institución que promueve los beneficios de todas las tranformadas unidas a lo largo de todo el mundo?

hay un manifiesto no escrito de sus declaraciones que dice: la felicidad es posible desde todos los caminos...

pronto lo van a publicar impreso en un estandarte, lo van a colocar en la plaza, sobre un mastil que afirmarán con piedrecitas sin labrar...


Rolando.

Pilar dijo...

Bien, felicite al autor de mi parte. Seguramente, él consiguió parte de su felicidad con eso.

No, tampoco conozco esa Institución.
Sería tan amable de enviarme información al respecto.


Un abrazo
(Cierre de transmisiones por hoy)
;)

cefe dijo...

La impotencia, se construye no sólo pisando la hojarasca, sino, creyendo que jamás volverán, los óxidos de la tierra, a construir un árbol igual al que se ha perdido... Pero, hay algo capaz de mover montañas, de poner en reversa todas las velocidades del mundo y eso se llama... Fe.

Pilar dijo...

Cefe, amigo mío:
La fe es la única, sumada al amor, quien podría mover montañas, resucitar un poema, abonar y regar el surco.
La fe y el amor deberían estar siempre bien engrasados y protegidos como principales rodamientos para el mundo.


Un abrazo grande, grande
Pilar

Nómada planetario dijo...

Suena impregnado de nostalgias tu poema a la par que un ave fénix emprende su vuelo.
Saludos desde un Sur impregnado de luz y mar.

Pilar dijo...

Posee, como dices, nostalgia y esa nostalgia inevitable, abraza una necesaria muerte de versos.
Gracias por caminar por este lado del sur, Nómada.

Un abrazo fraterno
Pilar

Beatriz Lehmann dijo...

Nada que agregar...
está todo dicho, lamer las llagas para que no se infecten.

Abrazos con mucho cariño

Pilar dijo...

Lamerlas y dejar guardado el sabor de ese dolor para no olvidar, para no reincidir.

Abrazos bonita

Anónimo dijo...

Y...

¿por qué?

¿por qué impotencia y no potencia?

Pilar dijo...

Impotencia es la incapacidad de lograr hacer algo.
Potencia es la energía para hacer.
Bajo la impotencias está el amargo sabor del fracaso, de lo destruido sin merecer oportunidades de un renacer.
La potencia es fuerza incubadora y constructora de desafíos, un prologarse en futuros.
Luego, según el resultado, puede volver a reinar la impotencia
Impotencia y no potencia?…facil, aquí se intenta reflejar la primera

Un abrazo y gracias por pasar