martes, 19 de febrero de 2008

La Profecía


Este poema maravilloso está en mí desde la niñez y hoy, especialmente, sentí deseos de volver a leerlo.
Dejo sólo un fragmento.

La Profecía
Rafael de León.


Tú, por la noche, entre sueños,
soñarás que me querías,
y recordarás la tarde
que mi boca te besó,
y te llamarás "¡Cobarde!"
como te lo llamo yo.
Y verás, sueña que sueña,
que me morí siendo chico,
y se llevó la cigüeña
mi corazón en el pico.

Pensarás: "-No es cierto nada.
Yo sé que lo estoy soñando."
Pero allá en la madrugada
te despertarás llorando,
por el que no es tu marío,
ni tu novio, ni tu amante,
sino el que más te ha querío.
Con eso tengo bastante.

6 comentarios:

Saudade dijo...

Hola Pilar, precioso poema, bellas palabras que se quedan impregnadas en la niñez, y que vuelven a resurgir cuando el alma de niño de los que amamos la poesía, llama a la puerta de los sentimientos...
Gracias por compartirlo
Un abrazo

Pilar dijo...

Es un poema hermoso, es verdad, Saudade.
Mi madre nos lo leía casi como un cuento y, así, pasó a ser uno de mis preferidos.
El alma de un niño vive en cada adulto, sólo es preciso darle espacio y no aplacarla con nuestros temores.

Gracias por pasar
Un abrazo, poeta-niño

Eduardo Daniel Ochoa dijo...

No conocía el poema, muy bonito.
Que nunca pierdas la niña que eres (por que es mentira que dejamos de ser niños, solo que aveces lo olvidamos)
Un abrazo grande Pilar

Pilar dijo...

Es imposible olvidar esa niña, Daniel, pues ella me lo recuerda constantemente y, Sabes?, me encanta que sea así.
Si puedes, lee el poema completo, vale la pena y, obvio, también la alegría.

Otro abrazo grande para ti
Pilar

Anónimo dijo...

El aprecio, el cariño y la valoración son siempre más que suficientes, si se tiene la valentía de expresarlos...

Rolando.

Pilar dijo...

A veces, Rolando, la prudencia se malentiende como silencio, y bueno..

Abrazos
Pilar