jueves, 6 de marzo de 2008

Coincidimos..




..y en aquella penumbra,
la humedad de tu lengua hilvanaba obscenidades,
desataba rebeliones indomables en cada cúspide,
explorando los vértices de lugares remotos,
así, de pronto, estábamos los dos, devorándonos el alma,
masticando codicias, derrochando lujuria,
incitando el placer de en cada comisura del deseo.

6 comentarios:

Beatriz Lehmann dijo...

Como perra hambrienta, saciabas tus deseos hasta ese día en penumbras
Y obscena lamías la sangre de mis labios que rompiste de un mordisco
Fui tu prisionera, me ataste de pies y manos con palabras indecentes
Tu cuerpo fresco y oloroso alcanzó la cúspide de sus latidos bautizando
El interior de mis muslos con la humedad de tu sexo.

¡bien! un tremendo abrazo.

Pilar dijo...

Ea! Beatriz! Eso si es fuerza, ímpetu y fogosidad!
Ahora yo debo felicitarte!

Un abrazo bonita
Pilar

Anónimo dijo...

Coincidir,

Sin duda cosa de dos...

Hermoso coincidir, aunque sea en lo más mínimo o pequeño...

Aunque no sea en deseo o en mordiscos sangrientos cuya sangre haya que lamer...

Rolando.

Pilar dijo...

Coincidir es un pequeño gran milagro.
Has oído esa canción cantada por Alejandro Filio?
Te la mandaré.
Vale la pena oírla.

Un abrazo, Rolando

Doncel dijo...

Pilar:
Gracias por ese poema maravilloso que has dejado,junto a mi pequeña floresta.
Gracias,
Besos,Antonio

Pilar dijo...

Gracias a ti, Antonio, por permitirme llegar y disfrutar de tu tierra.

Un abrazo fraterno
:)